Feliz día de… la máquina de coser

 

Queridos costu-adictos, ¡¡hoy estamos de fiesta!!

Se celebra el día de la máquina de coser, ¿lo sabíais? Pues a mimar a nuestras queridas máquinas; toca limpiarlas, ponerles aceite, revisar las agujas y… ¡¡coser sin parar!!

Es un gran día para pensar en nuevos proyectos costuriles, y retomar aquellos que ya tenemos entre manos. Así que hoy, aunque sean 5 minutos, daos el gustazo de coser un poquito, que la máquina lo merece (si no es porque nos apetezca, es porque es su día…)

 

Hoy celebramos el día de la máquina de coser, ahí es nada. Siento deciros que no es una fiesta “autóctona”, no, es una fiesta que surge en Estados Unidos.

Pero atención, que aunque hoy es el día  de la máquina de coser, resulta que es en septiembre cuando artesanos y costureros estadounidenses celebran el mes nacional de la máquina de coser (guau, ¡¡todo un mes de celebraciones costuriles!!) Esto no es algo nuevo, se lleva celebrando desde 1982, y fue Ronald Reagan quien lo decretó, reconociendo “la importancia que tiene la máquina de coser en cada hogar”.

Aunque es una fiesta que surgió en Estados Unidos, no me digáis que  no es NECESARIO celebrar este día, con todas las alegrías que nos da la costura. Nosotros aquí en España tenemos a Santa Lucía, patrona de costureras, modistas y sastres, que es el 13 de diciembre (seguro que preparamos algo, vamos a empezar a planear que tenemos tiempo). Pero mientras tanto, nos unimos a esta fiesta y celebramos por todo lo alto el día de nuestras compañeras de faenas, que tantas alegrías (y disgustos) nos dan.

La verdad que a mi me resulta curioso, cómo de la costura a mano, alguien pudo inventar la máquina de coser. Cuando se empezó a crear la ropa a través de la unión de fibras, seguro que era un proceso difícil, y supongo también que las fibras eran más bastas, y por tanto más complicadas de trabajar. Buscando un método más rápido y eficaz, se empezaron a crear y patentar distintos tipos de máquinas de coser, evolucionando poco a poco. Y fue con la creación de la máquina de coser, que el proceso de crear ropa cambió por completo hasta llegar a nuestros días, donde hay máquinas industriales para las grandes marcas de ropa, y máquinas domésticas para los adictos a la costura.

El mundo de la costura se está convirtiendo en algo apasionante; cada vez más gente aprende (y es que engancha). Hay grupos de costura donde compartir proyectos y mostrar creaciones, blogueras que comparten y enseñan lo que cosen… ¿Qué voy a decir yo? Lo mío es adicción pura, así que contenta y feliz de que este mundo tan fantástico cada vez se expanda más y más y haya cada vez más gente aficionada a coser.

historia-maquinas-de-coser

Una breve historia de la máquina de coser nos cuenta que fue en 1755 cuando Charles Frederick Wiesenthial observó cómo se cosía a mano, y pensó que sería genial que hubiera una máquina que hiciera más llevadera esta labor; así que creó un artilugio con una aguja doble que tenía un ojo en la parte del final. Pero no fue hasta 1790 que Thomas Saint revolucionó el mundo de la costura, creando una máquina que cosía cuero y piel. Eso si, tuvo mala suerte y no se registró su patente por una confusión. Fue ya en 1829 cuando Barthélemy Thimonnier inventó y, esta vez sí, patentó la máquina de coser. A partir de entonces, las máquinas de coser fueron mejorándose cada vez más hasta llegar a nuestros días.

Si queréis ampliar la información, aquí y aquí os dejamos un par de enlaces que os cuentan las cosas más en detalle.

¿Vosotras habláis con vuestras máquinas? Reconozco que yo si, mantenemos auténticas discusiones conversaciones. Hoy prometo que la trataré fenomenal y le contaré todos los proyectos que vamos a crear juntas.

Y si no sabéis coser, este es el momento que estabais esperando para lanzarse a aprender algo nuevo, no lo dejéis, que os encantará.

A comerse la semana, ¡y a empezarla cosiendo!


Deja tu comentario aqui